Copywriting: todo lo que necesitas saber

Copywriting: todo lo que necesitas saber

Si existe alguna condición indispensable para ser un buen copywriter, es sin duda alguna tener la capacidad de sentir las palabras. Más allá de alguien que escribe textos capaces de vender o promocionar algún producto o marca, el copywriting se refiere al poder, y la responsabilidad, de transmitir la esencia de cada marca, de acercarla al público y de conseguir que la comprendan. Sabemos que no es algo fácil de entender a primera vista, así que vamos a tratar de verlo con ejemplos.

Los copywriters son una mezcla entre un diccionario y un diseñador gráfico

En realidad, para comprender bien cómo funciona el copywriting, lo más sencillo es pensar en que es un diseñador un poco diferente al resto. Del mismo modo que nuestros diseñadores son capaces de moldear y esculpir una idea mediante trazos que se difuminan, colores que nos absorben y formas que nos atrapan, los copywriters (o copys para los amigos) son los encargados de hacer lo mismo, pero con sus palabras. Vamos, que, para que nos entendamos entre nosotros, los copywriters son como una mezcla entre un diccionario, por su gran dominio de las palabras, y un diseñador gráfico, por la capacidad de materializar las ideas… o algo así.

¿Qué no hace un copywriter?

Quizá algunos de nuestros lectores se sentirán un poco confusos con la explicación que hemos propuesto, así que vamos a tratar de hacer un poco lo contrario. ¿Qué no son los copywriters? Hay una cierta tendencia a pensar que un copy es aquel empleado que se encargará de corregir todos los textos de la empresa o de traducir los contenidos de una determinada campaña a cincuenta idiomas diferentes y, aunque esas tareas puedan ser ejecutadas por un redactor creativo (más por lo de redactor que por lo de creativo) su papel en la empresa trasciende estas labores superficiales.

El copy no es un traductor o un corrector, aunque tampoco es el escritor del próximo Best-Seller mundial.

Ojo, con esto no queremos decir que el copywriter solo se dedique a redactar textos capaces de trasladar los valores y las sensaciones de una marca al mundo real, porque tampoco es del todo así. Detrás de cada eslogan, de cada frase, de cada texto y, básicamente, de cada palabra, se esconden horas y horas de investigación hasta dar con la forma perfecta. Resumiendo un poco todo lo anterior… el copy no es un traductor o un corrector, aunque tampoco es el escritor del próximo Best-Seller mundial, no. Sencillamente, la figura del redactor publicitario se corresponde con aquellas personas que se dedican en cuerpo y alma a captar las esencias de una marca y a convertirlas en las palabras más adecuadas para cada medio o canal de comunicación.

¿Por qué necesitas el copywriting para tu marca?

Sí, has leído bien. Lo necesitas. De hecho, no eres el único que necesita un copywriter en su vida. En realidad, todas las marcas deberían incorporar un copy a sus filas, como uno de los pilares fundamentales de cualquier departamento de creatividad. De todos modos, por si te lo preguntabas, en Factor360 también ofrecemos servicios de copywriting.

Porque, pensándolo bien, ¿qué sería de Nike sin su Just do it? Y ¿qué habría pasado con Apple si nunca hubiera existido el famoso Think different? No es por echar (más) flores a la figura del copy, pero, probablemente, esos eslóganes tan acertados a su época y, a la vez, tan duraderos en el tiempo, fueron el producto de las brillantes mentes de algunos de los mejores redactores creativos de la historia…

Así que, ya sabes… ¡pon un copy en tu vida!

¡Hola! Gracias por visitarnos. Tenemos que informarte que esta web utiliza cookies de terceros para conocer los hábitos de navegación y mejorar el site. Si continúas navegando, aceptas el uso de cookies de conformidad con nuestra política de cookies.    Más información
Privacidad
×